Medalla de Oro para Guelbenzu Evo 2013 en el Concours Mondial de Bruxelles

17/05/2019

/

Noticias

Bodegas Guelbenzu completa su palmarés con una medalla de Plata para Guelbenzu Vierlas 2017

 

Guelbenzu Evo 2013 ha sido galardonado con Medalla de Oro en el prestigioso Concours Mondial de Bruxelles, celebrado este mes de mayo en la ciudad suiza de Aigle. “Lo que define a este vino es su cuerpo, estructura y suavidad en boca, además de una nariz compleja que incluye matices afrutados (fruta negra), especiados y balsámicos, que nos transportan al paraje donde nació”, explica Milagros Rodríguez, enóloga de Guelbenzu, perteneciente al Grupo BORNOS Bodegas y Viñedos.

A la 26ª edición del certamen mundial se han presentado un total de 9.000 vinos procedentes de 46 países productores. Una muestra de la importancia del concurso, cuyo jurado ha estado integrado por 300 especialistas procedentes de 50 nacionalidades. 

Con la Medalla de Oro el jurado ha querido resaltar la alta calidad de Guelbenzu Evo, estructurado en torno a la variedad Cabernet Sauvignon (77%), pero en cuyo coupage también podemos encontrar Graciano, Tempranillo, Merlot y Syrah, procedentes de las 46 hectáreas de viñedo que la Bodega posee en el paraje La Lombana.

“La vendimia se realiza a finales de septiembre, cuando la uva se encuentra en su punto de madurez óptimo. Los racimos son transportados hasta la Bodega, que se encuentra rodeada por el viñedo, en pequeños remolques y se introduce en depósitos de acero inoxidable para su fermentación”, matiza Rodríguez. 

Cuerpo y estructura

Se trata de un tinto con cuerpo y estructura. Su tonalidad picota con ribete granate intensifica a la vista los intensos aromas de frutos negros muy maduros, como arándanos, mora o casis; con un fondo torrefacto y chocolate. Matices a los que se suman notas especiadas, balsámicas y elegantes tostados. 

Al paladar, Guelbenzu Evo 2013 deja un paso por boca suave, cálido y redondo, con especias negras, tostados, cacao y regaliz. Sabores logrados en un cuidado proceso de elaboración. “Al finalizar la fermentación alcohólica se deja macerar la uva dentro de los depósitos, buscando estructura y volumen. Posteriormente, el vino realiza la segunda fermentación, al final de la cual es llevado a barricas de roble francés y americano, donde permanece durante 12 meses. Tras este periodo, el vino es llevado a tinas de madera, donde se producirá un ensamblaje y afinamiento del vino antes de su embotellado”

“El nombre EVO se refiere a la duración de las cosas eternas. Y, como tal, lo que queremos que ocurra es que cuando disfrutes de nuestro vino esa sensación de placer se prolongue en el tiempo”, comenta Milagros Rodríguez.