Martínez Corta Cepas Antiguas Tempranillo 2016, se alza con la Medalla de Oro en International Wine Challenge 2020

Y Martinez Corta Crianza se viste de Plata en el prestigioso concurso internacional.

El International Wine Challenge, una de las competiciones de vino más influyentes de cuantas se celebran en la actualidad, ha otorgado Medalla de Oro al vino Martínez Corta Cepas Antiguas Tempranillo 2016, que elabora la bodega Martínez Corta (D.O.C. Rioja), y ha sido elegido como uno de los mejores vinos del mundo de 2020.

Mención especial merece Martínez Corta Crianza, que logró Medalla de Plata en este certamen reconocido internacionalmente por su rigurosidad e influencia

En su edición de este año han  participado vinos procedentes de todas las regiones vinícolas del mundo. Por la extrema importancia que otorgan al proceso de cata y calificación, su jurado está compuesto por 460 jueces procedentes de 38 países y cada vino es catado por un mínimo de 8 jueces, con el objetivo de garantizar un resultado justo, veraz y contrastable.

No hay herencia más valiosa que la sabiduría de nuestros antepasados”. Éste es el espíritu y la razón de ser con la que recientemente se ha lanzado al mercado el premiado Cepas Antiguas Tempranillo 2016, uno de los vinos ‘premiun’ de la nueva gama de Martínez Corta, que es fiel reflejo de los valores transmitidos por una familia de viticultores que, durante cuatro generaciones, ha cultivado la vid y ha mantenido intacta su pasión por el vino. Una historia en la que la tradición y la innovación se encuentran para crear vinos únicos que reflejan toda la esencia de la Rioja Alta.

El reconocimiento de International Wine Challenge tiene especial valor al considerarse uno de los certámenes más imparciales al catar todos los vinos al que se presentan, miles de representantes de los cinco continentes.

Cepas Antiguas Tempranillo. 

Tempranillo procedente de pequeñas parcelas de viña vieja situadas en Uruñuela, de suelo rico en minerales y pobre en materia orgánica.

Criado en barricas nuevas de roble francés durante quince meses, es un vino de intenso color rojo picota, denso en nariz, con marcada fruta negra madura y final floral. En boca es potente, elegante, estructurado, de gran carga frutal y taninos bien armados, con notas de regaliz, tofe, cacao y vainilla.

La Bodega

Martínez Corta, perteneciente a la D.O.C. Rioja, es una bodega familiar ubicada en Uruñuela, en el corazón de la Rioja Alta. Un proyecto que representa todo un trayecto iniciado con la plantación de las primeras viñas en las laderas situadas en la ribera del río Najerilla, junto a los pueblos de San Asensio y Torremontalbo.

Desde entonces y hasta el día de hoy, el apellido Martínez Corta ha ido ligado a una historia de sabiduría y pasión por el vino, junto a un esmerado cuidado del viñedo, que no solo ha sabido transmitirse de padres a hijos, sino que, además, ha ido enriqueciéndose con la visión renovada de los más jóvenes. El resultado es una fusión perfecta entre modernidad y tradición.

La Bodega cuenta con un total de ochenta hectáreas de viñedo familiar ubicadas en una zona excepcional, entre los ríos Ebro y Najerilla, donde la humedad ambiente y los factores topográficos crean unas situaciones climáticas muy particulares, mezcla de inviernos suaves y veranos cálidos y secos, con fuertes oscilaciones térmicas entre el día y la noche en la época de maduración. 

Allí el suelo es calcáreo y arcilloso, pobre y muy sano, lo que resulta ideal para el cultivo de la vid, asegurando cosechas de baja productividad y alta calidad. Además, la orientación sur de los viñedos garantiza el máximo aprovechamiento de la luminosidad. Todo ello, unido a la equilibrada pluviometría, da como resultado unas condiciones climáticas que favorecen el buen desarrollo de la vid, desde la raíz hasta el racimo de uva.

Comparte:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Noticias Relacionadas